Luna, una historia de superación. (1º Parte)

“Bueno… me han ofrecido contar un poco mi experiencia, para animar a gente, que como yo, un día necesitarán la motivación para empezar. 

Y es que si no te decides, quizás nunca sabrás de lo que eres capaz en la vida… ¿Y no crees que la vida es demasiado bonita y corta, como para no desarrollar nuestro potencial y descubrir de qué pasta estamos hechos?
Para empezar a conectar con vosotros, todos los que queráis conocer y compartir conmigo mi historia, voy a presentarme un poco, así cuando leas mis humildes experiencias o compartas mi ilusión por mi objetivo, sabrás un poco cuáles han sido mis pasos.”

Historia:
Aunque nunca me ha gustado hablar de ello, hoy creo dar un primer y gran paso para animarte a que tú lo des con tus sueños. Y es que mi historia, no es fácil de contar, no es un orgullo para mí y no suelo abrirme así. Pero confío en que esta pequeña historia ayude a motivar a alguien.
Me llamo Luna (que mal educada aún no lo había dicho…), soy una chica de 24 años. Me dedico profesionalmente a la Actividad Física y el Deporte, soy monitora de Actividades Dirigidas y Sala de Musculación  (diversión, esfuerzo y constancia, además de mi mayor pasión, mi trabajo). Pero no fue fácil llegar hasta aquí.
Y es que… da la casualidad de que en mi infancia y adolescencia pase un sobrepeso excesivo… llegando a alcanzar los 130 kg en mi peor momento.
Sí, como lo lees.
¿Por qué? Me suelen preguntar, cuando, en intento de motivar a algun@ de mis usuarios, cuento un poco esto para que vea que su objetivo es muy posible.
Sinceramente, no lo sé. Uno no sabe por qué llega a ese estado. Autocompasión por una vida que no te sientes orgulloso de llevar, malos hábitos alimenticios y escaso conocimiento de nutrición. Pueden haber muchos factores que nos lleven a esconder penas tras comida.Para una joven aún me parece peor. Pero es la dura y cada vez en aumento realidad. La sociedad nos vende lo bonito, lo fácil. La satisfacción sin esfuerzo. Nos venden más baratos productos que nos tienen contentos, nos sacian emocionalmente porque nos hacen sentir bien al darnos placer y básicamente no pensamos.
Actualmente, es mucho mas caro llevar una dieta equilibrada y saludable. Se venden latas de refresco (con asombrosas cantidades de azúcar entre otras sustancias) a 32 céntimos y agua a 85 céntimos.
Pero no es mi intención abarcar dicho tema, como dije… vengo a presentarme y a contarte como empecé.
Yo desarrollé una personalidad ‘algo’ floja, no creía en mi… no creía en que yo sirviera para hacer algunas cosas, que a día de hoy me esfuerzo en conseguir. Porque desgraciadamente, la sociedad, otra de las muchas cosas que nos da… es esa actitud de desvalorar a gente por su físico. Esa actitud de que si no eres el prototipo que el mundo nos quiere vender, pues no tienes derecho a vivir… a luchar por tus sueños y a querer ser mejor.
Tampoco vengo a dar lecciones de moral, yo también soy humana (justo a eso vengo a hacerte ver que los más humanos luchamos y que todos podemos) y también he cometido muchos fallos y prejuzgado a gente.
Es así, si no eres como yo… no mereces más.¿Qué triste verdad?

130 kilos… Sentir que no eres nadie y que te hagan creer que no eres capaz.

Pues aquí estoy.
Un día decidí que algunas cosas tenían que cambiar. Pero no era capaz de dar el paso.
Quería bajar de peso, mi intención primaria era ser alguien que no era. Quería lograr un 60-90-60, de esos que nos venden para alcanzar sueños. De esos de películas que consiguen el amor de su vida, su trabajo ideal y les caen las cosas del cielo; sin darme cuenta que quería un -YA- imposible en un -HOY- por el que no me esforzaba.
Explico: Un ya porque quería todo aquí, ahora y cuanto antes sin mover un dedo, con milagros adelgazantes que cambiasen mi vida, mi físico.
Imposible, porque cada persona tiene una anatomía, un físico específico. Yo no puedo ser anatómicamente igual a otra persona. Por eso primero debemos saber quiénes somos, darnos una oportunidad de conocernos, tanto por dentro como por fuera y 
querernos tal cual somos (hasta que no di ese paso, mi cambio no empezó a producirse).
Dicho esto, quiero que sepas como fueron los primeros pasos en el camino que he decidido abarcar a día de hoy e
n el que me quedan muchos pasos y muchos rumbos que descubrir sin duda.

CONTINUARÁ….

2 comentarios sobre “Luna, una historia de superación. (1º Parte)

  • el 16 marzo, 2017 a las 4:55 pm
    Permalink

    Bueno siento que debo escribirte unas palabras. Antes que nada gracias por lo que transmites en tus clases, por conocer un poco más de ti, de todo el sacrificio y origen de lo que haces llegar motivando, con un guiño de ojos o venga ánimo!! Sin duda estoy deseando leer toda la historia…
    Te conocí por casualidad, pues llevo algunos meses con cambio de hábitos, sé que puedo conseguir lo que me propongo y voy en buen camino… Conseguí dejar de fumar hace casi dos años, peleando con la inestabilidad de mi tiroides y levantándome cada día con más fuerza y agujetas que el anterior… jejeje. Desde el otro lado casi de la isla por casualidad acudir a un de tus clases, ya la segunda y estoy segura que de muchas porque te seguiré…. No sólo necesitaba clases tambien lo que transmites, pues no hay much@s profesor@s tan complet@s…. Gracias, gracias y gracias.

    Respuesta
    • el 18 marzo, 2017 a las 4:16 pm
      Permalink

      Vaya! Acabo de verlo, gracias de corazón por tus palabras y apoyo en mi trabajo, que es mi mayor pasión! Un abrazo espero verte en alguna que otra clase sea donde sea!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido