Esta noche en Luces y Sombras tratarán de averiguar los Misterios y enigmas que pudieron rodear a Cristóbal Colón

Hay temas difíciles de tratar por la cantidad de datos y circunstancias que hay que tener en cuenta para ser mínimamente objetivos, para no mentir ni exagerar sobre una situación determinada y sobre todo para ser leales con nosotros mismos y con los que nos rodean. Pero todo se complica hasta límites insospechados cuando se trata de hechos que pueden afectar a la salud, y los posibles culpables más que intentar solucionar el problema, parecen estar guiados sola y exclusivamente por un afán desmedido de ocultación de la verdad, llevando como consecuencia la mentira como norma y el riesgo certero de que cada vez será más difícil ponerle solución.

Todos estos condicionantes y muchos más se dan, desgraciadamente, en el tema que tratamos en Luces y Sombras la pasada semana: “el  accidente ocurrido en la Central nuclear de Fukushima el 11 de marzo de 2011”.

En una sociedad y en un mundo donde la transparencia y la verdad fueran realmente un valor habitual, nosotros nunca hubiéramos tratado este tema pues nada tendría de misterioso ni de conspiración, pero muy a nuestro pesar la realidad es otra muy diferente.

Ya en los primeros días posteriores al accidente, una de las empresas que trabajaban en la limpieza y reparación de la central afectada, fue acusada de manipular las mediciones de radiactividad  a la baja, para no “preocupar” en demasía a los trabajadores que estaban en la zona afectada, llegando incluso a despedir a los que se negaban a manipular los datos.

También se sabe, que grupos mafiosos obligan a personas con determinadas deudas, a ir a trabajar a la zona afectada a cambio de un tratamiento más favorable de la deuda contraída.

Desde el día del accidente, producido como recordaremos por un terremoto y su posterior tsunami, los vertidos al mar no sólo no han cesado, sino que han  ido en aumento. Hay zonas donde es casi imposible acceder a ellas y donde las fugas incontroladas siguen produciéndose.

Nadie informa realmente de lo que está sucediendo, de las consecuencias reales a medio y largo plazo tanto para Japón como para el resto del planeta de todo el material radiactivo emitido o vertido al exterior.

Y por si alguien siente la tentación de afirmar que esto afortunadamente ya pasó, que sucedió en los primeros días de tan desgraciado accidente, no olvidemos que los niveles de radiación registrados en la actualidad son tan elevados que hasta las máquinas más avanzadas quedan destruidas tras apenas dos horas de exposición.

Es triste comprobar, que hasta en temas tan graves como este la verdad brilla por su ausencia, los gobiernos hacen y deshacen a su antojo y la población como siempre a verlas venir.

Esto y mucho más fue lo que tratamos en el programa de semana pasada, pero ya saben que como siempre, ustedes son libres de creer lo que consideren oportuno.

Y esta noche, como siempre en directo, os invitamos a que nos acompañéis, para averiguar que misterios y enigmas pudieron rodear a Cristóbal Colón. Para ello contaremos con la ayuda de nuestro amigo y colaborador Gustavo Romero (Criminólogo e investigador).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido